CONJUROS DE TORMENTAS, SANTA BARBARA
y la santa metereología

30/08/98

Y despues de esta divagación, contesto a un mensaje de Alejandro Rivero, al hilo de las tormentas. Este:

>Chema, ya de paso, transcribe alguna canción que hable de la
>"exconjuracion" de tormentas, al menos la de Bruno de los de Boltaña lo nombra un par de
>veces, e igual te acuerdas de otras.

Hablabamos de las campanas que se echan al vuelo para alejar las tormentas.

En el Pirineo aragones (Alejandro, eres de esta tierra?) a las tormentas se les tenia autentico terror atavico, se creia que eran provocadas por genios de las montañas, por las brujas, los brujones o los diablos. Hay testimonios de quienes han visto volar brujas sobre nubarrones, o dentro de lo que aqui se llaman Bulturnos o remolinos de viento, se han visto monstruos alados dirigiendo tormentas, y en papeles de la Inquisicion reales, una bruja aragonesa, Dominica la Coja (Domenxa a Coxa) confiesa haber provocado una gran tormenta de granizo (aqui se dice pedrisco) conjurandola en una reunion de brujas de esta manera: con cantos y bailes, las brujas orinaron en el suelo y luego cogieron el barro y lo lanzaron al cielo.


Como veis, la tormenta era algo serio en esta tierra de la península, y era logico que proliferaran amuletos e imprecaciones para "exconjurarlas", como dice Alejandro, aunque aqui siempre se ha dicho "esconjurar". Para los que no hayan visitado este misterioso territorio aragones, hay que explicar que en muchos lugares se levantan unas construcciones de piedra a modo de templetes, normalmente formadas por cuatro columnas y una sencilla boveda. Suelen estar en lo alto de cerros o montes, a ser posible cerca de iglesias o ermitas, y los huecos entre los pilares se orientan hacia los cuatro puntos cardinales. En el Pirineo se llama a estos templetes "cuatropilares", "esconjuraderos" o "esconjuraderas". Pues bien, la unica funcion de estas construcciones megaliticas era la de lanzar los conjuros cuando se veia acercarse la tormenta.

Cuando se podia, era el cura el que, vestido con estola -creo que se llama-, corria a invocar alli dentro a Santa Barbara, patrona contra las tormentas. Otras veces era un encargado, de turno rotatorio, en cada lugar. Al mismo tiempo, habia que hacer sonar las campanas con un toque determinado. En algun lugar, no recuerdo cual, si la campana daba una vuelta antes de la primera gota de agua, la tormenta se retiraba. En el esconjuradero se pronunciaban diversas formulas, dirigidas a cada uno de los puntos cardinales. No se si Aljandro me pregunta por los esconjuros de Mosen Bruno Fierro (aqui mosen es cura, antiguamente señor).

Yo recordar solo recuerdo una formulilla que decia mi tia Maruja cuando llegaba la tormenta, y corria a encender una vela que guardaba de la misa de Pascua de Resureccion o de jueves santo(?), diciendo:
-"Santa Barbara bendita que traye el sol y el trueno quita"

No la he oido en ningun otro sitio, por lo que no se si es cosecha propia o de tradicion. Lo que si son formulas tradicionales son estas:
-"Ay Santa Barbara que truena" (y se repetia todo el rato, asi de sencillo)

-"Santa Barbara bendita,
que en el cielo estas escrita,
con papel y agua bendita,
Jesucristo esta enclavado
en el arbol de la cruz,
paternoste amen-Jesus"

Y esta ultima formula religiosa exige algo mas entroncado con mas antiguas creencias. Las mujeres viejas debian recoger piedretas el dia de la cruz de mayo (no se cual es) y santiguarse cada vez que cogian una. Luego las guardaban todas juntas y cuando amenazaba tormenta las sacaban y salian al campo y las arrojaban, una a una, hacia el cielo, y decian con cada pedrada:

-"Alejate Satanas
que conmigo no vendras
que el dia de Santa Cruz
dije mil veces Jesus,
mil veces me santigue,
mil padrenuestros rece,
y por eso me salvare
en nombre de Dios amen"

Las ha recogido Severino Pallaruelo.

Por lo demas, hay innumerables amuletos para esconjurar tormentas: cuchillos (volvemos al hierro magico) y astrales (hachas) puestos en la ventana con el filo hacia el cielo; cuchilos, dallas (hoces) o tijeras clavados con la punta hacia el cielo; echar sal al fuego del fogaril (chimenea-hogar); ramas y ramos de olivo, boj, romero, etc. bendecidos y clavados en los campos...

Y para terminar un detalle, casi anecdotico: cuentan que cuando el pedrisco es lanzado por una bruja, en cada una de las piedras de granizo aparece un pelo de macho cabrio, sin embargo, cuando es el brujo (aqui se le dice brujon o bruxon) el que manda la granizada no aparecen los pelos.

Y ahora dejo para mas adelante otros mensajes que me han interesado: campanas y hierro, moriana, moiras (o miras, como se escribe, Bibiana?), duendes... Una cosa mas, Alejandro G., voy detras de un nuevo coco al que le he pillado la pista en un pueblo cercano a un monte llamado Turbon, lugar de brujas, gigantes y duendes, ya os contare.

Un saludo, Chema


31/08/98

> En el esconjuradero se pronunciaban diversas formulas, dirigidas a cada uno de los puntos cardinales. No se si Aljandro me pregunta por los esconjuros de Mosen Bruno Fierro (aqui mosen es cura, antiguamente señor). Yo recordar solo recuerdo una formulilla que decia mi tia Maruja cuando llegaba la tormenta, y corria a encender una vela que guardaba de la misa de Pascua de Resureccion o de jueves santo(?), diciendo:

Bueno, yo soy de la ribera, asi que de Bruno solo se lo que cuentan los viajeros y naturalmente la canción que hace poco le hizo la Ronda de Boltaña, como te decia, asi que por ampliar mis conocimientos te preguntaba por sus esconjuros.
De la canción, así de memoria, me acuerdo de un par de alusiones a esto:

"tuvo que ir a esconjurar

una tormenta muy gorda

con la cruz procesional"

"como el agua no paraba

al monaguillo grito:

"Rediez saca un Cristo gordo..."

"..ya dominaba el oficio

y esconjuraba tormentas

cualquiera que fuera el Cristo.

Las nubes llenas de piedra

no dejaba descargar

pa que jodiendo al vecino

cayeran en Plan"


Alejandro Rivero


02/09/98

Prezados co-listeros:

La oración abajo recoji (¿recolli?) en Marvão que és una ciudad portuguesa que se encontra a unos pocos quilómetros de la frontera con España. De hecho, al largo de su história pasó varias veces de pertenecer de un país al otro --quiçá de ahí venga la influência desta oración. La reproduzco porque és muy parecida a otra oración que salió hace unos dias, aunque con algunas diferencias. Está en portugues:

ORAÇÃO À SANTA BÁRBARA

Santa Bárbara bendita
Lá no ceu está escrita
Num papel com água benta,
Livre-nos desta tormenta
Que a leve lá para bem longe
Pr'á onde não haja pão nem vinho
Nem flor de rosamarinho,
Nem mulher com meninos
Nem vacas com bezerrinhos.
Já os galos cantam,
Já os anjos se levantam,
Já o Senhor está na cruz
Para sempre, amém Jesus.

Dicem que és lo mejor que hay para afastar las tempestades. Cualquiera que conozca el emplazamiento deste bonito lugar, compreenderá el porqué de la preocupación con las tormentas.

Un saludo

Simone Saueressig


02/09/98

Me llama la atención el contraste de los conjuros para espantar las tormentas (y la coincidencia de algunos versos de la oración a Santa Bárbara

"já os galos cantam/já os anjos se levantam") y la canción con que de niños -y con qué alegría loca- animábamos a la lluvia. Nosotros la cantábamos así:

Que llueva, que llueva
la virgen de la cueva
los pajaritos cantan
las nubes se levantan
que sí, que no
que caiga un chaparrón
que se rompan los cristales
de la estación

se ve por el final que parece que a los niños les estaba permitido invocar a la lluvia de un modo más irresponsable, y llamar al "chaparrón"...
En otra versión que cantaba Joaquín Díaz la invocación sí incluía los efectos benéficos de la lluvia que faltaban en ésta

Que llueva, que llueva
la virgen de la cueva
los pajarillos cantan
las nubes se levantan
que sí, que no,
que llueva a chaparrón
con azúcar y turrón.
Agua San Marcos,
rey de los charcos,
para mi triguito
que está chiquitito,
para mi cebada,
que ya está granada,
para mi aceituna,
que ya tiene una,
que sí...


Nosotros imáginabamos a la virgen de la cueva en una montaña alta, como Monserrat o así

Nota: [Interesante el hecho de que la virgen, al pasar el océano se transformo en una vieja.] Betiel

Serrana de la Vera

Caro Baroja, estudiando los romances y tradiciones en torno al personaje de la famosa Serrana de la Vera, dice que en el lugar de sus andanzas, que tiene por nombre la Sierra de Tormantos (o Tormentas), se la conoce como la Serrana de la cueva. El personaje, entre Gallarda comehombres y ciclopesa de bárbara fuerza, podría encarnar algunos de los rasgos de una antigua reina o señora de las alturas. Sobre esto da un detalle interesante: en la comedia de Luis Vélez de Guevara "La serrana de la Vera" le dicen así:

"... y el cura
como ñublo te conjura
a la puerta de la ygrexa".


Pensaba que algo como una réplica de esta cueva serrana parecen las esconjuraderas, las construcciones con bóveda que mentaba Chema.
Es curioso que la mujer que toma la iniciativa como la serrana y la tormenta parecen estar confundidas en un cierto punto.

("Yo tuve un gran amor
durante un chaparrón
y sentí aquella vez
tan profunda pasión
que ahora el buen tiempo
me da asco" )

empezaba la canción de la tormenta de Javier Krahe.

Caro Baroja recogía las tres versiones principales del romance en el artículo "La Serrana de la Vera, o un pueblo analizado en conceptos y símbolos inactuales" del libro Ritos y mitos equívocos. La más interesante, publicada también por Bonifacio Gil en su Cancionero Popular de Extremadura , termina con una revelación sorprendente de la serrana:


-¡Anda -le dice-, villano!,
que me dejas descubierta,
que mi padre era un pastor
y mi madre fue una yegua;
que mi padre comía pan
y mi madre comía yerba.


un abrazo, Ana Leal


En mi tierra natal Durango, Durango, México. cuando queríamos jugar y estaba lloviendo, cantábamos:

San Isidro Labrador
quita el agua y pon el sol.

Desde Guadalajara, Jalisco, México. Rodolfo Rodríguez Gorjón.