DUENDES

From: "Alejandro González" <agonza59@encina.pntic.mec.es>
Subject: Re: Duendes (era CIPITILLO)
Date: Thu, 14 Jan 1999 01:12:30 +0100

Hermelinda (y memorieros todos):

¿Cómo imagináis por allá, donde vivís, a los duendes? Por ejemplo, en
México, ¿son distintos de los chaneques? Y, más en general: ¿son las
almas de niños muertos sin bautismo? ¿tienen cuerpo de niños pero cara de viejos? ¿tienen dientes enormes, que enseñan a los incautos que se acercan a ayudarlos? ¿viven en los bosques? ¿en las cuevas? ¿en las casas? ¿se aparecen en los caminos, llorando como niños abandonados? ¿en las encrucijadas? ¿guardan tesoros? ¿entran en las casas y hacen travesuras? ¿se les deja algo de leche o algún otro alimento en la puerta o en la ventana? ¿tienen nombres, que se conozcan? ¿alguna vez ayudan a los mortales que saben ganarse su amistad? ¿aparecen en alguna fecha señalada del año?

Sería muy interesante contrastar un poco lo que sabemos de duendes. Yo apenas sé lo que he leído sobre ellos en España: aquí parece que se cree
que viven en las casas, unidos siempre a una familia, al extremo de que
cuando la gente se muda a otra vivienda para perderlos de vista, ellos
son los primeros en subirse al carro o al BMV de la mudanza... Y se cree que tienen una mano de estopa y otra de hierro, y cuanto topan contigo te preguntan con cuál prefieres que te peguen (y no sé sabe que es peor...). Y que su nombre, a lo mejor, significó una vez 'doméstico, de casa'. Y de los cantaores, bailaores y tocaores de flamenco que hacen lo suyo con gracia y sentimiento se dice que tienen 'duende' (como de otros que tienen swing, feeling y cosas así...). Y salen muchos libros de duendes cada año, profusos en ilustraciones y muy parcos en dar noticia cierta de sus fuentes. Y los encargados de manejar mesas de mezclas, amplificadores, micrófonos y cosas así, cuando meten la pata siempre recurren a 'los duendes de la radio' o la tele o similar.

¿Son así los duendes en la tradición que tú conoces? Ayúdanos a hacer memoria, y todos la haremos contigo. ¿Hace?

Rumpelstinkin, digo...

Alejandro González

From: Hermelina Noriega de Dominguez <melinda@df1.telmex.net.mx>
Subject: DUENDES
Date: Wed, 13 Jan 1999 19:24:00 -0600

Alejandro, me da gusto que hayas regresado y con un tema del que muchos saben pero poco se habla.
En el estado de Tabasco ( que es casi el para=EDso terrenal) , en M=E9xico, abunda la vegetaci=F3n profusa y de muchos tonos de verde, desde el verde pálido transparente hasta el verde obscuro casi negro. Hay muchos pantanos, cuentan los lugare=F1os, que entre esa lujuria de la naturaleza, habitan duendes.
Hace muchos a=F1os, un viejo general revolucionario me platic=F3 un episodio que creo viene al caso comentarlo,ya que seg=FAn =E9l, sabia como atraparlos.

En los a=F1os de la revoluci=F3n, el general ten=EDa a su cargo un regimien=
to precisamente en Tabasco, andaban en la espesura de la selva buscando reb=
eldes, al caer la tarde orden=F3 que levantaran un campamento con las tiend=
as de campa=F1a. A la ma=F1ana siguiente un soldado le inform=F3 que del lu=
gar donde guardaban los alimentos faltaban varias cosas, harina, sal, etc.,=
el general orden=F3 que se =

vigilara el peque=F1o almac=E9n, y al dia siguiente le informaron de nuevo=
s faltantes. No falt=F3 el que dijo que eso era obra de los duendes, ya que=
ah=ED abundan, y se protegen perdiendose entre el verde de la regi=F3n. Al=
momento el general record=F3 que le hab=EDan dicho como atrapar a =E9stas =
criaturas, y se propuso atrapar al ladr=F3n.
Ya de noche, el regimiento dormia, el general fu=E9 al almac=E9n, puso una =
peque=F1a mesa justo debajo de el haz de luz de la l=E1mpara, sobre la mesa=
coloc=F3 una palangana con agua y se sent=F3 en un rinc=F3n a esperar paci=
entemente, al cabo de un rato, entr=F3 una "cosa" con apariencia de humano,=
s=F3lo que su estatura era como de .50 cms., la piel era verde como la yer=
ba, su cara grotesca, y las u=F1as de los dedos eran largas y encorvadas. E=
l peque=F1o personaje se acerc=F3 curioso a la palangana con agua y en ese =
momento el general brinc=F3 sobre el duende, lo tap=F3 con una cobija y emp=
ez=F3 a luchar con =E9l, =

pero la peque=F1a criatura se revolv=EDa furioso rasgu=F1ando y mordiendo a=
l militar para saltar huyendo por la ventanita del almac=E9n de alimento. E=
l soldado que estaba de guardia alcanz=F3 a ver la peque=F1a figura como se=
perd=EDa entre la vegetaci=F3n, iba a toda prisa profiriendo gru=F1idos y =
se=F1as amenazadoras.
El general ten=EDa dos cicatrices en la mejilla derecha, seg=FAn dec=EDa re=
cuerdo de las afiladas u=F1as del duende de la selva. Sinceramente a=FAn du=
do de la veracidad de su relato, pero es agradable.

Hermelinda.

From: "Norbert Schwartz" <nschwart@cervantes.edu.mx>
Subject: Re: Duendes
Date: Thu, 14 Jan 1999 09:39:37 -0600

¿Cómo imagináis por allá, donde vivís, a los duendes?
Esa pregunta es difícil. Yo los visualizaba como antropoides pequeños y
con todo el cuerpo peludo. pero eso es purque en la lucha libre había un
side-kick que se llamaba alushe (un tipo de duende maya) y su traje era así.
Un amigo caricaturista los visualiza como pequeños humanos vestidos de
campesinos.

¿son distintos de los chaneques?
El mito autóctono maya es el de los chaneques. Poca gente cree aquí en
México en duendes. Y los que creen en los chaneques son, como mencionaba
Hermelinda, del sur de México, en la zona de influencia maya.

¿son las almas de niños muertos sin bautismo? ¿tienen cuerpo de niños pero
cara de viejos?

Creo que los chaneques eran más cercanos a elementales, espíritus de la
naturaleza.

¿tienen dientes enormes, que enseñan a los incautos que se
acercan a ayudarlos?

No son traidores ni malvados, son como niños traviesos

¿viven en los bosques? ¿en las cuevas? ¿en las casas?
Viven en zonas poco civilizadas, aunque no tienen miedo de entrar en
casas

¿se aparecen en los caminos, llorando como niños abandonados? ¿en
las encrucijadas?

No

¿guardan tesoros? ¿entran en las casas y hacen travesuras?
Se supone que los chaneques se dedican principalmente a perder objetos
de personas. Cuando alguien extravía una posesión suya, dice que se la llevó
un chaneque. Si llegaran a tener tesoro, sería de todo lo que han
extraviado. En mi grupo de amigos, llegamos a hablar de los "hoyos
inter-chanecales", porque las cosas se extraviaban y aparecían en la casa de
otro.

¿se les deja algo de leche o algún otro alimento en la puerta o en la
ventana?

No estoy seguro, pero tengo idea de que se hace en algunos lugares del
sur. Lo que sí estoy seguro, es de como evitar que pierdan las cosas: a las
cosas valiosas hay que escribirles la palabra: "compadre", porque los
chaneques odian esa palabra. Así, no toman las cosas que la tengan escrita.

¿tienen nombres, que se conozcan?
Yo no se.

¿alguna vez ayudan a los mortales que saben ganarse su amistad?
En algunos casos, llegan a proteger casas que queden dentro de sus
"terrenos".

¿aparecen en alguna fecha señalada del año?
No hay ninguna correlación. Más bien tiene que ver con la presencia de
ruinas mayas cercanas (conocidas o desconocidas)

Saludos desde México, Norbert Schwartz


From: Javier Pulido Biosca <fjpulido@ver1.telmex.net.mx>
Date: Thu, 14 Jan 1999 12:21:58 -0600

Norbert Schwartz comenta:

¿son los duendes distintos de los chaneques?

El mito autóctono maya es el de los chaneques. Poca gente cree aquí en
México en duendes. Y los que creen en los chaneques son, como mencionaba Hermelinda, del sur de México, en la zona de influencia maya.

Aclaro:

No son de origen maya, sino olmeca. Los chaneques se definen por ser seres del inframundo (que es el que da sustento a la tierra). Habitan y se
comunican con otros niveles a través del árbol llamado Pochote (conocido por el nombre profano como "ceiba").

Hay tronos olmecas en los que aparecen representados como enanos.

¿son las almas de niños muertos sin bautismo? ¿tienen cuerpo de niños pero cara de viejos?
Creo que los chaneques eran más cercanos a elementales, espíritus de la
naturaleza.

Son definidos en la tradición indígena como guardianes de la naturaleza,
junto con otros muchos seres. Su principal manifestación es que pierden a
las personas en la selva, o en el monte. Hay que darles un cigarro para que se contenten y abran el camino.

¿tienen dientes enormes, que enseñan a los incautos que se
acercan a ayudarlos? No son traidores ni malvados, son como niños traviesos.

Sí es cierto que no son traidores ni malvados, son protectores y se
manifiestan también con apariencia de niños.

¿viven en los bosques? ¿en las cuevas? ¿en las casas?
Viven en zonas poco civilizadas, aunque no tienen miedo de entrar en
casas.

Viven en todas partes donde exista una comunicación con el inframundo. Lo mejor es ser su amigo. Si esconden las cosas hay que darles a jugar semillas de mostaza.

¿se aparecen en los caminos, llorando como niños abandonados? ¿en
las encrucijadas?
No

¿guardan tesoros? ¿entran en las casas y hacen travesuras?
Se supone que los chaneques se dedican principalmente a perder objetos
de personas. Cuando alguien extravía una posesión suya, dice que se la llevó un chaneque. Si llegaran a tener tesoro, sería de todo lo que han
extraviado. En mi grupo de amigos, llegamos a hablar de los "hoyos
inter-chanecales", porque las cosas se extraviaban y aparecían en la casa de otro.

Sí son guardianes de tesoros y entonces se manifiestan como luces.

¿se les deja algo de leche o algún otro alimento en la puerta o en la
ventana?
No estoy seguro, pero tengo idea de que se hace en algunos lugares del sur. Lo que sí estoy seguro, es de como evitar que pierdan las cosas: a las cosas valiosas hay que escribirles la palabra: "compadre", porque los chaneques odian esa palabra. Así, no toman las cosas que la tengan escrita.

¿tienen nombres, que se conozcan?
Yo no se.

¿alguna vez ayudan a los mortales que saben ganarse su amistad?
En algunos casos, llegan a proteger casas que queden dentro de sus
"terrenos".

Sí, son protectores de todo aquello que guarde armonía con la naturaleza.

¿aparecen en alguna fecha señalada del año?
No hay ninguna correlación. Más bien tiene que ver con la presencia de ruinas mayas cercanas (conocidas o desconocidas).

No solamente, creo que la cuestión es al revés: hay ruinas (no sólo mayas)donde existe una conexión entre los niveles del inframundo y los cielos.

Saludos desde la región Olmeca

Javier Pulido Biosca


From: "Norbert Schwartz" <nschwart@cervantes.edu.mx>
Subject: Re: Duendes
Date: Fri, 15 Jan 1999 09:05:32 -0600

>No son de origen maya, sino olmeca. Los chaneques se definen por ser seres
>del inframundo (que es el que da sustento a la tierra). Habitan y se
>comunican con otros niveles a través del árbol llamado Pochote (conocido
por el nombre profano como "ceiba").

Gracias por las aclaraciones, Javier.
Entonces ¿Los chaneques son olmecas y los alushes son mayas?

Saludos inquisitivos desde Guadalajara, México, Norbert Schwartz


From: "daniel mathews" <cuco@uncp.edu.pe>
Subject: Duendes en la Escuela de Folklore (Peru)
Date: Fri, 15 Jan 1999 12:29:16 -0600

Magaly Vera dedicara, cumpliendo una vieja promesa, el curso de verano de la Escuela Nacional de Folklore a investigar los duendes con sus alumnos. En el verano de la ENF se reune gente de todos sitios y de todas las edades.
En la epoca de guerra terrorista que vivimos (12 duros a=F1os) era el espacio ideal para conseguir informantes, ya que viajar al interior era muy dificil. Aqui mando algunos testimonios de alumnos de Magaly:

Elena Diestro (33 a=F1os, Huaraz): =A8Existen los duendes. Son diablos tiernos que se encuentran en paqchas o cascadas ba=F1andose. Es como un bebe tierno, rubio, desnudito. Mi papa contaba que cuando salia al campo siempre lo encontraba. Dice que un bebe estaba ba=F1andose un dia solito en una paqcha; mi papa se asusto, regreso al pueblo y conto a su familia. Cuando regreso habia desaparecido
Juana Canchari Polanco (45 Cañete) El duende si existe. Proviene del aborto enterrado. Por eso vagan, haciendo da=F1o a otros ni=F1os. Nosotros cuidamos que los niños no vayan a las acequias. Una vez un ni=F1o se cayo a la acequia y al recogerlo comenzo a darle achaques. En su delirio repetia "cucu, cucu". No pudieron salvarlo, murio pasado del susto
Cesar Icochea (48 Cañete)
Los duendes viven en la quebrada de Canta o tras el panteon. Uno se encuentra con un grupo de chiquillos desnudos y cabezones que lloran como abandonados. Una viejita se compadecio de uno de ellos y se lo echo a la espalda en su manta. De repente sintio mayor peso y vi=
o que tenia rabo, patas de gallo y cuernos. Lo arrojo asustada, gritando Je=
sus! y el raro ser explosiono oliendo a azufre. Algunos creen que el diablo=
se presenta en forma de duende=A8.
Victor Pasapera (58 Lima) =A8En el valle de Chillon hay duendes. Son ni=F1o=
s no bautizados. Silba y tira piedras. Es muy enamorador, chiquito y con so=
mbrero=A8
Magno Ventura (Canta) =A8Hace poco a una se=F1ora recien casada y embarazad=
a se le habia hecho tarde. A eso de las nueve de la noche pasaba por la que=
brada de Luncho camino a su casa. La quebrada de Luncho esta cerca a la cue=
va de la momia, o del doctor. De repente escucho el llanto de un ni=F1o rec=
ien nacido; se acerco y lo recogio para llevarlo al pueblo. A medida que ca=
minaba sentia que pesaba mas. Cuando destapo la manta vio que era una piedr=
a. La se=F1ora llego jadeante al pueblo donde conto la historia. Poco despu=
es murio de parto=A8

Como se ve no hay acuerdo. Tiernos para Elena Diestro, traviesos y enamora=
dores para Victor Pasapera, malignos con olor a azufre y efectos mortales p=
ara los otros. La unica coincidencia es en el caracter infantil del duende.=
Se reciben aportes de interpretacion.
Daniel Mathews

Cosas de la pobreza, Magaly enviara a traves mio los mensajes ya que en Lim=
a no tenemos correo electronico y en Huancayo tenemos el de la Universidad.=
Eso producira alguna demora, pero espero que los duenderos nos sean pacien=
tes.
=

From: "daniel mathews" <cuco@uncp.edu.pe>
Subject: Ichiocllos
Date: Fri, 15 Jan 1999 12:41:02 -0600

Buscando al duende nos encontramos con el ichicollco, duende huaracino (sie=
rra norte del Peru). Su nombre viene de Ichic Ollco (peque=F1o hombre en el=
quechua norte=F1o). Paso directamente al informe de Magda Barrenechea (22 =
a=F1os, Caraz)

=A8Es un hombrecito de hermosa cabellera, suave, rubia y de tono dorado, ca=
si blanquecino. Sus ojos son grandes, vivos, hermosos. El rostro es casi in=
fantil, lleno de atractivo. Todo su cuerpo es transparente, camina agilment=
e y con mucha gracia. Vive en los manantiales y bajo las caidas de agua. A =
veces en esos lugares hay especies de tuneles que, se dice, es la entrada a=
su palacio que esta lleno de piedras preciosas y joyas. Cuando sale de el,=
el duende lleva un peque=F1o tamborcito para atraer a las criaturas y a la=
s mujeres solas.
Cuando las mujeres caen en poder del ichicollco llegan a tener hijos, igual=
itos a el, con cabellos rubios y hermosos; sin embargo ellos siguen siendo =
incorporeos. Los chicos que caen al sonido del tamborcito del duende son tr=
ansformados en seres incorporeos y semejantes a el. Por eso los ni=F1os y l=
as mujeres no se acercan, si no estan acompa=F1adas, a los arroyos, cascada=
s, etc=A8

Creo que podria entrar a COCOWEB, no?

Maga envia saludos a todos los colisteros

Daniel Mathews


From: "Alejandro González" <agonza59@encina.pntic.mec.es>
Subject: Re: Duendes en la Escuela de Folklore (Peru)
Date: Sat, 16 Jan 1999 04:05:58 +0100

Daniel y todos:

Los duendes están apasionantes e imparables estos días (bueno, para mí
estas noches, que es cuando más leo y escribo a memoria). Es una noticia
estupenda saber que habrá curso de verano sobre duendes, y espero que
haréis lo posible, enviando cosillas, por quitarnos un poco la pena a
los que no podremos acudir.

De los testimonios tan interesantes que mandas, se me ocurría anotar
alguna cosa, animando a los demás a mandar también sus comentarios.

> Elena Diestro (33 años, Huaraz): ¨Existen los duendes. Son diablos
> tiernos que se encuentran en paqchas o cascadas bañandose. Es como un
> bebe tierno, rubio, desnudito. Mi papa contaba que cuando salia al
> campo siempre lo encontraba. Dice que un bebe estaba bañandose un dia
> solito en una paqcha; mi papa se asusto, regreso al pueblo y conto a
> su familia. Cuando regreso habia desaparecido¨

Bueno, sospecho que mi duda es la de muchos: ¿qué es una paqcha? ¿lo
mismo que una cascada -o sea, el 'o' de 'paqchas o cascadas' sería de
identidad- o algo distinto -y el 'o' sería disyuntivo-? ¿Un lago? ¿Un
remanso del río donde uno se baña?

Historias de niños encontrados en fuentes, ríos, etc., que al final se
revelan no humanos creo que son parte importante del folklore. Muchas
veces la historia es más patética, cuando el humano se lleva al niño
para criarlo, y después viene la madre verdadera (una lamia, por
ejemplo) a buscar a su rorro.

> Juana Canchari Polanco (45 Cañete) ¨El duende si existe. Proviene del
> aborto enterrado. Por eso vagan, haciendo daño a otros niños. Nosotros
> cuidamos que los niños no vayan a las acequias. Una vez un niño se
> cayo a la acequia y al recogerlo comenzo a darle achaques. En su
> delirio repetia cucu, cucu. No pudieron salvarlo, murio pasado del
> susto¨

En estos casos la función social de los espantachicos es inusualmente
clara, como reforzadores de una prohibición que se basa en un peligro
real de ahogo: así, suelen tener espantos los ríos, los pozos, las
acequias. En concreto, suele rondar las acequias la Llorona, al menos en
las versiones del norte.

Sería interesante recordar algunos otros espantos en los que esta
función de marcar espacios tabuados o peligrosos esté clara.

> Cesar Icochea (48 Cañete) ¨Los duendes viven en la quebrada de Canta o
> tras el panteon. Uno se encuentra con un grupo de chiquillos desnudos
> y cabezones que lloran como abandonados. Una viejita se compadecio de
> uno de ellos y se lo echo a la espalda en su manta. De repente sintio
> mayor peso y vio que tenia rabo, patas de gallo y cuernos. Lo arrojo
> asustada, gritando Jesus! y el raro ser explosiono oliendo a azufre.
> Algunos creen que el diablo se presenta en forma de duende¨.

Por la caridad entra la peste... En las sociedades donde el infanticidio
y el abandono de niños era frecuente, como la griega y romana, había
buenos motivos para sentir mala conciencia y tener visiones de niños
abandonados que lloraban en los caminos. Según una versión, hasta
Hécate, la diosa de los fantasmas, había sido una vez una niña
abandonada, 'expuesta' en un cruce de caminos. Y en las encrucijadas se
reunían, bajo su mando, los fantasmas de todos los niños expuestos, y en
general muertos antes de recibir un nombre y entrar así en la comunidad.

¿El infanticidio o abandono/exposición de niños se da/se daba hasta
hace poco con cierta frecuencia en esas culturas americanas (y no
americanas) donde se cuentan cuentos de lo que parecen ser niños
abandonados que piden ayuda? Sería interesante saberlo.

> Victor Pasapera (58 Lima) ¨En el valle de Chillon hay duendes. Son
> niños no bautizados. Silba y tira piedras. Es muy enamorador, chiquito
> y con sombrero¨

Enamorador... ¿Simplemente una variante de 'muy rico', 'encantador' y
otros piropos que merecen los niños; o incongruentemente activo y capaz
incluso de embarazar damas, como el Pombero?

> Magno Ventura (Canta) ¨Hace poco a una señora recien casada y
> embarazada se le habia hecho tarde. A eso de las nueve de la noche
> pasaba por la quebrada de Luncho camino a su casa. La quebrada de
> Luncho esta cerca a la cueva de la momia, o del doctor. De repente
> escucho el llanto de un niño recien nacido; se acerco y lo recogio
> para llevarlo al pueblo. A medida que caminaba sentia que pesaba mas.
> Cuando destapo la manta vio que era una piedra. La señora llego
> jadeante al pueblo donde conto la historia. Poco despues murio de
> parto¨

Una historia inquietante, vive Dios. Está como hipercaracterizada esa
mujer en que confluyen momentos críticos y transiciones: recién casada,
embarazada y que se demora en exceso, volviendo sola de noche por
parajes inquietantes (insinuación de historias interesantísimas que, si
hay quien las sepa, querríamos oír: ¿quiénes son ese doctor, esa momia,
que dan nombre a la cueva? ¿quién es Luncho?); ¿hay un castigo,
ciertamente cruel, a esa demora de la joven? ¿Lo que le sucede con el
duende que se torna piedra prefigura el parto desdichado posterior? La
historia tiene todas las papeletas para que, a su vez, la protagonista
devenga fantasma, ¿no?

Enhorabuena y gracias muy especiales a Magaly, y desde aquí espera
impaciente de más aportes como esos, que justifican la lista.

Abrazos,

Alejandro
--

From: Javier Pulido Biosca <fjpulido@ver1.telmex.net.mx>
Subject: Re: duendes/chaneques
Date: Sat, 16 Jan 1999 01:24:11 -0600

Hermelinda escribi=F3:
"He sabido de duendes que han tirado a las personas de sus hamacas por =
pura travesura, sabes algo de esto?
Sabes algo de la leyenda de la maldicion de la "blonda"?"
=

Javier contesta:
=

De La Blonda nada s=E9, pero me gustar=EDa saber de qu=E9 se trata.
=

La verdad que la concepci=F3n del chaneque difiere de la del duende por=
que, entre otras cosas, no se le concibe como un mero bromista sino como un=
protector, que es una funci=F3n muy seria. Creo que, tambi=E9n, en la trad=
ici=F3n europea los bromistas no lo son tan gratuitamente, pienso en el buf=
=F3n o en la carta 0 del tarot.
=

Aqu=ED un relato que publiqu=E9 en un libro sobre narrativa de Coatzaco=
alcos que apareci=F3 en 1997 y en que consign=E9 varios relatos de Chaneque=
s junto con otros diversos. Este es narrado por un profesor que por veinte =
a=F1os fue inspector de educaci=F3n ind=EDgena en la Sierra de San Mart=EDn=
, estado de Veracruz, =E1rea de fuerte influencia olmeca y actualmente de h=
abla nahuatl.
=

UNA HISTORIA DE SOLDADOS Y CHANEQUES

En la sierra de Santa Marta y San Mart=EDn todav=EDa piensan que contin=
=FAa la Revoluci=F3n y como ven que los soldados se meten a hacer sus pr=E1=
cticas de entrenamiento, ya sea por arriba del cerro o por las faldas, abaj=
o de Huazuntl=E1n, tienen razones para creerlo.

En una de las pr=E1cticas que realizaba el batall=F3n ah=ED asignado se=
disfraz=F3 a cinco soldados de indios, con ropa de manta, sombrero y huara=
ches. Se trataba de que los cinco elegidos se escondieran en la sierra y el=
batall=F3n ten=EDa que encontrarlos. Se dirigieron a la sierra y pidieron =
a los ind=EDgenas que los escondieran y no dijeran a nadie d=F3nde estaban,=
porque ven=EDan los soldados que quer=EDan matarlos.

Los soldados uniformados entraron despu=E9s, preguntaron y nadie les di=
jo donde estaban escondidos los supuestos fugitivos. En una explanada el ca=
pit=E1n que comandaba el grupo se adelant=F3, err=F3neamente dentro de la e=
strategia militar, y los lugare=F1os aprovecharon su descuido para darle un=
tiro. La persona que lo hizo se puso en evidencia y fue atrapada, pero no =
revel=F3 el lugar a donde estaban escondidos los soldados disfrazados de lu=
gare=F1os que pidieron refugio.

M=E1s adelante, al teniente que qued=F3 a cargo del grupo le dio hambre=
y, como soldados en campa=F1a, pidieron que algunas personas del pueblo le=
s dieran de comer. Una se=F1ora se ofreci=F3 a hacerlo y preparar los alime=
ntos en determinada choza; ya iba el teniente acompa=F1=E1ndola cuando los =
vecinos le advirtieron a un soldado que no dejara que el teniente se acerca=
ra porque esa casa estaba embrujada. El teniente no hizo caso de la adverte=
ncia, ya que pens=F3 que se trataba de meras palabras de los lugare=F1os pa=
ra amedrentarlo.

Mientras la se=F1ora preparaba los alimentos, una piedra dura y r=E1pid=
a sali=F3 de alg=FAn lugar cercano para estrellarse en la cabeza de uno de =
los soldados que acompa=F1aban al teniente y romperle el cr=E1neo dej=E1ndo=
lo tirado enmedio de un charco de sangre. El teniente sac=F3 su pistola y v=
olte=F3 para todos lados sin ver nada. El soldado que advirti=F3 que la cas=
a estaba embrujada tembl=F3 de miedo e inst=F3 al superior a dejar el lugar=
, a lo que se opuso el hambriento oficial, que ya ve=EDa venir el alimento.

Reci=E9n servido el plato del teniente, una piedra tirada con fuerza de=
sde alg=FAn matorral impact=F3 la cabeza del oficial, haciendo una herida d=
e la que no paraba de manar la sangre. El soldado que era su auxiliar lo ca=
rg=F3 en los hombros y comenz=F3 la retirada. No ten=EDa caso arriesgar m=
=E1s vidas en ese operativo.

El reporte de la pr=E1ctica informaba: Dos bajas y un herido, una por t=
iro de arma de fuego de persona identificada, una baja por tiro de piedra y=
un herido por piedras tiradas por chaneque.

El leer este informe el General de la zona militar llam=F3 al teniente =
y le pidi=F3 una explicaci=F3n inst=E1ndolo a que lo acompa=F1ara a averigu=
ar personalmente el suceso, a lo que el teniente se neg=F3 y contest=F3: "m=
=E1s vale creerlo que averiguarlo".

Narrado por el Prof.. Francisco Mata Aguilar.

Espero que les haya gustado.


From: Javier Pulido Biosca <fjpulido@ver1.telmex.net.mx>
Subject: Re: Duendes
Date: Sat, 16 Jan 1999 01:29:49 -0600

>No son de origen maya, sino olmeca. Los chaneques se definen por ser seres
>del inframundo (que es el que da sustento a la tierra). Habitan y se
>comunican con otros niveles a través del árbol llamado Pochote (conocido
>por el nombre profano como "ceiba").

Gracias por las aclaraciones, Javier.
Entonces ¿Los chaneques son olmecas y los alushes son mayas?

Bueno, la voz "Chaneque" es en nahuatl y "Aluxe" es maya. Designan entidades
que aparecen en las esculturas olmecas y la concepción arriba reseñada fue
tomada de un grupo nahuatl, aunque compartida por popolucas, mazatecos, e
incluso mayas históricos.

Saludos, Javier


From: "ANTONIO CASARES" <vgarciaal@nexo.es>
Subject: DUENDE, duenda, duende de Campoo.
Date: Sun, 17 Jan 1999 18:22:07 +0100

Buenas tardes dominicales a todos:

Como la cosa va de duendes, busco en Corominas su etimología (una de mis
obsesiones):

DUENDE:
1490, "espíritu travieso, que se aparece fugazmente", por lo común "el
espíritu que se cree habita en una casa". Significó antiguamente "dueño de
una casa", 1221, y es contracción de "duen de casa" (éste con el sentido de
"duende", med. S. XV), locución cuya primera palabra es forma apocopada de
"dueño".
-----------------------------------
Postdata:
En Liébana, Picos de Europa se llama "duenda" a la vaca (o al buey) que se
utiliza para uncir al yugo y llevar el carro, aunque los tractores y los
motocultores han acabado con la tradición.
------------------------------------
Hay un escritor costumbrista montañés, de Reinosa, que se llama "El Duende
de Campoo". Emplea palabras de la zona y un estilo "sui generis". Creo que
este año se celebra el centenario de su nacimiento.
------------------------------------
Saludos después de un pequeño hiato
Antonio Casares

 

From: "Alejandro González" <agonza59@encina.pntic.mec.es>
Subject: Los duendes de Zaidín (Ramón J. Sender)
Date: Tue, 19 Jan 1999 03:38:17 +0100

Tomado de http://torla.sendanet.es/sastre/HA/HA168/HA168.htm:

 

Historia de Aragón 168:

Los duendes de Zaidín

(Historia de Zaidín)

Esos duendes no eran cosa de la tía Ignacia, sino que se hablaba de
ellos en toda la ribera del Cinca y algo debía haber de verdad. Ahora
que se habla tanto de parapsicología vale la pena recordarlo y yo me
complazco en ello, aunque sin darle más valor que el que pueda tener en
el repertorio de nuestro folklore.

Los duendes. Todos sabemos lo que son y cómo se divierten en algunas
casas viejas de las aldeas. Parece que las ciudades no les interesan
tanto, aunque recuerdo que en Zaragoza hubo hacia el año 1932 algunos de
ellos que hicieron mucha bulla en los periódicos de toda España.
En todo caso, los duendes de Zaidín eran famosos cuando yo era chico y
cada cual tenía algo que contar. Todos los que habían estado en aquel
pueblo del bajo Cinca, más cerca del Segre que nosotros, habían visto
cosas raras.
Uno decía que en casa de su tía -comadrona del pueblo- se alzaba y
bajaba el picaporte sin que nadie lo tocara y que de noche aquello "daba
que pensar". No sé por qué de noche más que de día.
En otra casa de tres pisos se oían rodar por las escaleras grandes
cantidades de grava menuda sin que nadie la arrojara ni se vieran las
piedrecillas por parte alguna.
Lo más curioso era que de cada uno de esos hechos había siempre varios
testigos.
Otros decían que dentro de los armarios de una casa se oían ruidos como
si alguien estuviera encerrado y diera patadas contra la puerta.
Precisamente en armarios donde no cabía un ser humano de pie ni sentado.
La gente contaba esas cosas asustada, porque siempre la asusta aquello
que no comprende. Más tarde yo he tenido en la vida alguna experiencia
parecida, pero al darme cuenta de que esos fenómenos no representaban
daño alguno y los duendes, si los había, eran buenas personas (al menos
a mí no me hicieron nunca daño), dejaba de tenerlos en cuenta y dormía
tranquilo, a veces en casas que tenían fama de estar embrujadas (durante
cacerías o excursiones pirenaicas).
Un anciano digno de crédito contaba que en Zaidín tenía una hija casada
y que cuando fue a verla a media noche llamaron a su puerta, fue a abrir
y no había nadie, pero cayó "una cuchareta de madera" a sus pies. Estas
cosas son demasiado excéntricas para que nadie con buena razón las
invente, de modo que uno no sabía qué pensar. Yo escuchaba todo lo que
se decía, pero como no había estado nunca en Zaidín no podía contar
nada.
Un sacerdote me dijo que había ido a Zaidín a exorcizar a un endemoniado
y que cada vez que iba a decir una frase en latín se adelantaba a
decirla el poseso (que era analfabeto) correctamente. Al mismo tiempo se
oía en la escalera que conducía al segundo piso el ruido de alguien que
golpeaba en la barandilla con una caña, aunque no se veía a nadie. No
había más remedio que creerlo, siendo un sacerdote quien lo contaba.
La llamada parapsicología moderna acepta muchas de esas cosas. Parece
como si el destino quisiera recordarnos con esos pequeños milagros que
también lo son los hechos más naturales, como caminar en dos pies,
hablar o simplemente mirar y ver.
Solemos dar por sabidas todas esas cosas de la vida ordinaria cuando en
cada una de ellas hay no sólo un milagro, sino una cadena de ellos, muy
bien articulados. Dar las cosas de la vida por sabidas es lo que hacemos
todos, pero a veces es bueno recordar que el hecho de que uno emita una
voz y el aire vibre con ella y haga vibrar el tímpano del oído de otro y
a través de esa serie de sonidos se forme una idea abstracta que a su
vez influya en nuestra conducta física, afectiva, intelectual y hasta
espiritual representa algo milagroso y los duendes de Zaidín parecían
querer recordárnoslo mostrándonos otros milagros por extravagancia.
Tenían fama los duendes de Zaidín en las dos riberas del Cinca, desde
Monte Perdido hasta Velilla.

Nota: Este fragmento es de un artículo publicado por Ramón J. Sender en
el diario «Heraldo de Aragón» bajo el título de "Los duendes de Zaidín".


From: "Alejandro González" <agonza59@encina.pntic.mec.es>
Subject: Os duendes
Date: Tue, 19 Jan 1999 03:53:29 +0100

Tomado de http://www.geocities.com/Athens/6604/duendes.htm:

As lendas dizem que são pequenos anões, um gnomo ou duende pode variar
de 3 a 30 cm de altura. O comportamento varia em geral baseam em
atitudes humanas por estarem próximos aos homens. Esta aproximação
sempre é favorecida quando o ser humano está mais frágil e sensível. Os
Gnomos são os guardiões dos minerais, com capacidade até de transformar
rocha em cristal. Os Duendes são ligados à Terra e geralmente conseguem
controlar imprevistos da nartureza.
Tanto Gonomos como Duendes vivem vários anos, cerca de cem anos e
chegam a constituir famílias. Adoram comer e fazer brincadeiras tais
como esconder objetos. Alguns possuem orelhas grandes e pontudas e
grande quantidade de pêlos no corpo. Quando confiam nos homens se tornam
fiéis e grandes protetores.

--

From: "Alejandro González" <agonza59@encina.pntic.mec.es>
Subject: Duendes españoles (cortesía de J.M. Pedrosa)
Date: Thu, 21 Jan 1999 06:43:50 +0100

José Manuel Pedrosa, ilustre comemoriero, me da permiso para hacernos un
regalo a todos con algunos fragmentos de su libro inédito _LA PUNTA DEL
ARCO IRIS (Leyendas y tradiciones de Alcalá de Henares y alrededores)_
referentes a duendes. Desde aquí, mil gracias.

Escribe José Manuel, para situarnos:

««Cuando Dios arrojó a los ángeles rebeldes del Cielo -decía una
viejecita-, muchos cayeron en el Infierno, y son los demonios; otros
cayeron en la tierra y el agua, y esos son los duendes». Ésta es la
explicación (una de las muchas existentes) que Elsa Vásquez Pereyra, en
Cuentos de mi tierra y apuntes para el folklore cajamarquino, p. 73, ofrece sobre estos seres
legendarios conocidos en tradiciones de todo el mundo. Sobre su
tradición en nuestro país, sigue siendo fundamental el artículo de Julio
Caro Baroja «Los duendes en la literatura española», publicado en
Algunos mitos españoles (Ensayo de Mitología popular) (Madrid: Editora
Nacional, 1941).»

De su libro, que todo él es impagable, espigo algunas tradiciones sobre
duendes, con indicación al lugar del que proceden y la persona que
aportó la narración:

1. El duende de los pozos (Priego, Córdoba)

En los pozos, en los pueblos, pues decían que, si te asomabas mucho al
pozo, que te cogía el martinico, el duende, y te metía dentro del pozo.
Para asustar a los niños pa que no se asomaran al pozo.

[Rafael Fernández López, de Priego (Córdoba)]

2. Las travesuras del duende (Priego, Córdoba)

Los martinicos vivían en las casas. Mi abuelo mismo se fue a vivir a
una casa donde decían que vivía un martinico que llevaba muchos años en
una huerta. Que llevaba cuarenta y tantos años viviendo en la huerta. El
martinico al final se perdió y nadie sabía nada del martinico. Ellos
intentaron librarse del martinico, que les cerraba las puertas, les
abría las puertas... en la cámara de arriba tenían los granos, y se los
echaba a rodar por la escalera; les apagaba el candil, les robaba las
tenazas... En una ocasión, vendieron una partida de peros ruices, una
especie de manzanas que se dan allí mucho. Entonces, cogieron el dinero
y lo metieron en una figura de porcelana que tenían. Dentro. Y dicen:
-¡A ver si aquí no lo ve el martinico!
Y al día siguiente se lo encontraron, encima 'la cómoda, todo extendío.
Arreaba a las mulas, arreaba a las burras. Decía:
-¡Tl, tl, tl!
Dicen que le oían. Yo no he visto ningún martinico.
Una vez incluso lo atentaron al martinico. Sentían como un peso en la
cama, y le pasaron la mano, sacaron la mano a ver lo que era, y era como
una especie de pelambroso frío. Desapareció, en cuanto le [tocaron].
El martinico desapareció con los años, porque echaron una carretera por
encima, y la brújula no se meneba de allí, siempre señalaba pa la casa.
Entonces, bajó el ingeniero, y el topógrafo dijo que allí tenía que
haber algo. Que había una corriente de agua, o había un tesoro, o había
algo. Y cavaron, a ver si encontraban algún tesoro, y no encontraron ná.
Pero al poco tiempo hicieron un pozo en una finca que hay por encima, y
encontraron mucha agua, una corriente de agua. Y el martinico, poco a
poco, se fue perdiendo.

[Rafael Fernández López, de Priego (Córdoba)]

 

3. Los duendes músicos (Huércal Overa, Almería)

Había en Huércal Overa, provincia de Almería, había una casa, esto
hace unos setenta años aproximadamente, había una casa en la cual había
ruido y cosas extrañas. Y se habían ido de allí ya varios [habitantes],
porque no estaban a gusto allí, porque veían cosas extrañas. Y nosotros,
los chicos, nos subimos allí a la casa. Nos metimos por la ventana, y
estábamos allí pues siete u ocho. Y un día, llegamos, y había en la
pared, pintados, unos tambores, y una especie de música, varias cosas de
música; y estábamos jugando, jugando, y cuando de pronto, ¡pum!,
empezamos a oír música, como si fueran esos [instrumentos] los que
estuvieran haciendo; y salimos todos corriendo, y nos tiramos por la
ventana. Después, ya no volvimos a entrar más allí. Lo oímos todos. Eso
es lo que decían allí, que había duendes. Eso es lo que decían las
viejas y todos allí. No vivía allí nadie, precisamente porque pasaban
allí cosas extrañas.

[Silvestre (Huércal Overa)]

 

4. El duende la Milana (Priego, Córdoba)

El duende la Milana es un sifón natural que existe, pero no sale más
que cuando llueve mucho. Entonces, ahora, este año, ha salido el día
veintiocho de diciembre. Anteriormente salió en el año ochenta y tres,
el día catorce de diciembre. Es un duende natural, que cuando ya [sale],
decías:
-¡Ya ha roto el duende!
Entonces es que la tierra está harta de agua.

[Rafael Fernández López, de Priego (Córdoba)]

--
From: "Julio Castro" <jcastro@colon.net>
Los_duendes_de_Zaid Dn_Ramón_J.?
Date: Fri, 22 Jan 1999 16:40:46 +0100
MIME-Version: 1.0

Perdonad el mal español y el retraso, pero és que al ler la história abajo,
no pude resistir.

> Un anciano digno de crédito contaba que en Zaidín tenía una hija casada
> y que cuando fue a verla a media noche llamaron a su puerta, fue a abrir
> y no había nadie, pero cayó "una cuchareta de madera" a sus pies.

Pues lo que pasa es que vivi durante alguno años en Campo Bom, mi tierra
natal, en una casa de las afueras. La propriedad se localizaba en el alto
de un pequeño monte, que en la pampa, hubiera sido llamado "coxillão". Era
un espacio bastante rural, con una casa confortable, y el vecino más
próximo a unos cien metros como poco. La casa se constituía en dos
"cuerpos": uno más grande, de albanisteria, que era la vivienda propiamente
dicha, y otro más largo que ancho donde estaba la máquina de lavar ropa,
el garage y la salita de la TV. Los unia una agradáble área cubierta y
cerrada por un lado, que mi madre llenó de los más diferentes tipos de
elechos que se puede
encontrar por el sur de América (y os garantizo que las variedades tocan el
extraño y el bizarro). Aí, en esa área, teníamos una mesa y una
"churrasqueira" (la barbacoa, donde se hacen los "churrascos"), y este era
el encenário de nuestras cenas veraniegas, pues Campo Bom es famoso en la
región, por sus noches agoviantes, de calor y humedad.
En una de estas ocasiones, nos encontrávamos mis padres, mi abuela, yo y
el perro, que solia estar encadenado a la reja de la ventana, sentadito a
nuestros piés. Es preciso decir que era un perro muy listo y muy bravo, que
no nos ahorrava ni mismo a los de la casa un mordisco, si venia algun
extraño. Era siempre el primero de la "familia" a saber si venía alguién
por el sendero que llevaba a la carretera principal, como se fuera el mejor
de los sistemas de alarma.
Recuerdo que ya era noche oscura aun que no debia pasar de las nueve (el
sur de Brasil, desde luego, no es España).
De repente, oímos como sonaban,
claramente, tres golpes en la puerta de cristal que llevaba a la parte de
jardin que estaba detrás del área donde comíamos. El perro levantó las
orejas, pero no hizo más que un rosnado. Mi padre se levantó y abrió la
puerta. Desde donde estaba yo, la veía claramente. Señores, les afirmo: no
había nadie del otro lado del cristal. Mi padre salió a ver se no veía
nadie que se afastara... pero no había ni sombra.

Yo no sabría decir se fue un duende o el perro del vecino que pasó
apresado junto a la puerta, o cualquier que sea la explicación que nos
solimos engendrar para explicar lo que no tiene explicación. Se que sonaron
tres golpes; que los cuatro humanos lo oímos, y también el perro, y que al
abrir la puerta, no había más que la noche oscura.

Por lo menos, desta vez no és un relato del tipo "conocí a un anciano que
decía lo seguiente..." desta vez es una de vuestra propias co-listeras que
dá su testimonio: niños, lo he visto.

Por cierto, la casa esta, tenía otros cuentos. Como nuestro jardinero que
se pasó un fin-de-semana allí sólo --a modo de vigia--, y juró que jamás
volvería a hacerlo. Muy sorpresa, mi madre le preguntó a que venía eso, y
el chico le contó que pasara la noche en cuestión oyendo extraños rosnados,
jaleo y correrias al rededor de la casa. Quiso argumentar, la señora: "Que
tontería, eran los perros del vecino". Y el jardinero, con la seguridad de
los que creen: "No, señora. Era el lobisomen".

Un abrazo,

Simone

 

From: "fhb" <fhb@adv.es>
Subject: Martinicos
Date: Fri, 22 Jan 1999 23:10:43 +0100

Hombre!!!! A estos los conozco yo! A decir verdad, iba a escribir algo
sobre ellos un d=EDa de estos. Los martinicos son el tipo de duendes que
emigran cuando lo hacen sus propietarios. La familia de mi madre es de
Fuente T=F3jar (muy cerca de Priego de C=F3rdoba)y se trajeron unos cuantos =
con
ellos cuando emigraron a Catalu=F1a. Cuando =E9ramos peque=F1os, mi madre no=
s
amenazaba con ellos si no nos =EDbamos a dormir: "Como no sus vay=E1is a
dormir, van a venir los martinicos y sus van a llevar". En la casa de mi
abuela materna hab=EDa algunos martinicos que viv=EDan en las golfas, por lo
menos, esa era la excusa que a m=ED me daban, para que no subiera all=ED. En
cualquier caso, parece que las golfas es el lugar habitual donde residen
los martinicos, que adem=E1s son los responsables de todos los ruidos que se
oyen de noche en la casa.

Seg=FAn he le=EDdo en alguna parte, el nombre de los martinicos parece estar
relacionado con el hecho de que al diablo se le llamaba "Mart=EDn", aunque
ignoro la causa.=20

Saludos.

From: "Alejandro González" <agonza59@encina.pntic.mec.es>
Subject: Duendes de Colombia (Chimpines)
Date: Tue, 26 Jan 1999 04:18:13 +0100

Tomado de http://www.banrep.gov.co/biblio/bvirtual/arte/azenu1.htm:

SINÚ AMERINDIO
LOS ZENÚES

 

La persistencia de la herencia étnica y cultural indígena zenú en el
departamento de Córdoba
___________________________________________

Tradición oral

Perviven aín en la memoria prodigiosa y en la mente fabuladora de
los viejos rezagos de mitos, leyendas y cuentos, creencias ancestrales y
religiosas como los Chimpines de los arroyos y caminos, mohanes y
encantos de manantiales, pozetas y jagüeyes; niños en cruces y animes;
espantos y conjuros; brujas, duendes y ánimas en pena.

Son muy conocidos los cuentos de Tío Conejo, Tía Zorra, Tío Tigre,
Pedro Ardimalas; Pedro, Juan y Manuelito, Juan Bobo y otras leyendas y
relatos alusivos a hadas madrinas, reyes, príncipes encantados;
adivinanzas, refranes y chistes que animan velorios y reuniones
sociales.

 

 

Los chimpines

Cuando los niños mueren sin bautizar ("moros"), se convierten en
Chimpines o duendecillos traviesos que merodean en las riberas
de los arroyos y a la vera de los caminos al acecho de los niños "moros"
y desobedientes, para extraviarlos en la maraña de los bosques y
entregárselos al Maligno, quien los sacrifica chupándoles la sangre por
el ombligo y cercenándoles la lengua.
Los Chimpines son descritos como seres de bajísima estatura, de
color negro, boca colorada y con los pies invertidos, pero caminan hacia
adelante brincando entre las piedras.

DUENDES

Bueno, ahi va sin mas demoras un cuento de duendes: Era una persona bajita, enamorado hasta el pescuezo. Era alpargatudo, o sea mas bien con estilo apaisado, por las alpargatas. Resulta que estos señores llegaban y largaban los caballos con esas trenzas largas y decian que era correr por todos los campos, el duende.

 

Decian que este duende montaba caballo de patrás. Al otro día se levantaba la señora y el señor iba a coger el caballo, y encontraban este y decían -juro por mi santisima abuela que le había hecho trenzas. Pero que primero disque le echaba orines para que no se fuera a desamarrar las trenzas.

 

Era superenamorado. Por que? Me cuenta don Dimas Brand que le paso un caso estando en la hacienda "pichinchi", en ese tiempo del doctor Sanclemente, presidente de la Republica, en aquella epoca de la que no quiero acordarme porque no me la se la fecha.

 

En esa hacienda nacio don Dimas Brand, por alla en mil ochocientos, en mil ochocientos que? No, por alla en mil ochocientos y pico. Pa que tenga noventa y dos años, hagan la cuenta. Ahi les dejo pa que vayan pensando. Entonces ese duende llegaba y estaba superenamorado de la hija de una señora que vivia al lado de un cañuzal -no de un cañaduzal sino de un cañauzal- Dice don Dimas con su acento Guabiteño: Oh, carambas, eso era la cosa mas tremenda porque no dejaba dormir a esta niña, le cuento.

Cada que ella se iba a acostar, el estaba pendiente por la ventana. La perseguia hasta mas no poder. Viajaban a caballo hasta Cauca, el papá y la mamá y onde iba la hija -porque era muy linda- sobre todo se enamoraba de esas muchachas de cabello largo que les llegaba a la cintura, con la cual soñamos los hombres, la mayoria de los hombres romanticos; que lastimeros ya no se ven esos cabellos ahora

Entonces, por qué? Me imagino que quería hacerle las mismas trenzas. Entonces dijo el seños: Ohe, pero esto esta jodido, que vamos a hacer? Se pusieron a investigar toda esa vaina. Muy sencillo: cojase un tiple, destiempleselo o destiemplelo -como se diga esa vaina- y le coloca todas las cuerdas destempladas y verá que nunca vuelve a joder la casa. Entonces, que paso?
El señor dizque hizo la prueba y en verdad: adios duende y nunca mas volvio a molestar a la muchacha.

(Contado por Freddy Gutierrez, recuperador de la tradición oral en la zona aledaña a Guacarí, Colombia, en el Primer Encuentro Regional de Contadores de Historias y Leyendas.


Revisando el correo encontré varias figuras de espantos y ahí mismito me tenté a contar una experiencia que tuve, de verdad verdadera...

... Había yo rumbeado para el chaco (salteño) -llanura chaqueña, donde habitan el mayor número de etnias aborígenes, en particular wichis y chorotes-. Un día como hoy sábado cargué mi carpa y demás enseres y allí fui... a visitar mis amigos de la costa del Pilcomayo, a Santa María, Misión Padre Coll. Ahí tengo mis amigos, la familia wichí de Moisés Menendez.

Me guiaba solo el deseo de huir y estar en paz, eso sí, sin llevar ningún atado de prudencia o experiencia -para el fin, da lo mismo- Hasta entonces siempre habíamos viajado en grupo, donde los hombres hacen ver sus proezas de saber acampar, levantar carpas y todo el campamento.

Llegué y vi que el corazón de mis amigos se ponía contento. Pregunté donde podía colocar mi carpa... por supuesto, no los escuché y la puse donde yo quise. Mis amigos solo movieron la cabeza... La levanté debajo de un algarrobo, distante de la casa de ellos y de cara al monte...

Llegué a la tarde, cansada me acosté temprano... estimo serían las 3 de la madrugada cuando me despertó un ruido, movimientos agitados, era como si alguien corría a otro alguien, y ahí, de pronto, entro "eso". No tenía forma, solo puedo describirlo "como una pelota peluda de viento"... y se arrinconó en la otra esquina de la carpa -yo dormía en un costado.

El que lo perseguía, que tenía forma humana, pero bajito, casi indescriptible quedó en la entrada de la carpa, con las dos manos apoyadas en lo que sería la puerta, y me miraba. Yo muda sentía la respiración agitada, del que estaba arrinconado y latir del tambor de lo que supongo corazón que se le quería salir... y se que lo único que pensé es: ... "no debo asustarme"... palabras que asomaron claritas al pensamiento...(digo, serán el instinto de supervivencia que asomó?... y ahí me di vuelta y seguí durmiendo..

Al otro día al levantarme, ya estaba la familia mateando alrededor del fuego, me acequé con mi mate a reunirme con ellos y ahí le conté lo que me pasó... empezaron a hablar en su lengua, haciendo gestos y ademanes, y algunas risitas por lo bajo... y luego Moisés me tradujo... y dijo: ... "eso son los dueños del monte... cuando ven una persona extraña, la asustan porque no la conocen... pero ellos no son malos, no hacen nada, solo les gusta jugar...". De todos modos la otra noche no volví a dormir allí.

De este relato puedo esperar las más variadas conjeturas e interpretaciones... (descarten lo de "sueño"... no estaba dormida... me desperté... me arriesgo igual, ... también descarten la locura... me falta poco... pero entonces aún no lo estaba, digo del todo) ... pero creo que en ningún otro lugar encontraré otros "de mentes" como yo, dispuestos a escucharla, por lo que es oportuno narrarla aquí...

Ah!.. me olvidaba una vez leyendo una revista sobre poderes shamánicos, me encontré con un dibujo que respresentaba de una forma muy parecida, lo que yo había visto, decía así: -habla de los esquimales "Con la ayuda de un chamán esquimal llamado Anarqaq (izquierda) cuyas visiones él (el danés Knud Rasmussen) dibujó en papel, aprendió que algunos espíritus eran amables, caricativos, otros malévolos y agresivos...
(...) Anarqaq sostenía que el espíritu Igtuk (...) tenía un solo ojo que estaba colocado en su cuerpo cubierto con un grueso pelo, al mismo nivel que sus brazos, su boca abierta ampliamente para revelar su oscuro abismo..."

Con profundo afecto shamánico, Marta 26/09/98