19/08/98 LA BLANCA PALOMA
(LA PAJARA PINTA) (LA PALOMA BLANCA)

1946-47 en México: ...me arrodillo a los pies de mi amante que siempre fiel y constante,
dame una mano dame la otra, dame un besito que sea de tu boca.

Con un abrazo me despido desde Guadalajara, Jalisco, México.
Rodolfo Rodríguez Gorjón.


Versión de Tomás:

Estaba la pájara pinta
sentada en el verde limón,
con el pico cortaba la rama,
con la rama cortaba la flor.
!Ay, ay ay! ¿Cuándo vendrá mi amor?

Me arrodillo a los pies de mi amante,
me levanto constante, constante.
¡Dame una mano! ¡Dame la otra!
¡Dame un besito sobre mi boca!
Daré la media vuelta,
daré la vuelta entera,

pero no, pero no, pero no,
porque me da verguenza,
pero si, pero si, pero si,
porque te quiero a ti

Versión de Yael (de memoria):

Estaba la paloma blanca
sentada en un verde limón
con el pico cortaba la rama
de la rama cortaba la flor
¡Ay, ay ay! ¿Cuándo vendra mi amor?
¡Ay, ay ay! ¿Cuándo la veré yo?
Me arrodillo a los pies de mi amante,
me levanto constante, constante.
¡Dame una mano! ¡Dame la otra!
¡Dame un besito sobre mi boca!
Dare la media vuelta,
dare la vuelta entera,
haiendo un pasito atrás,
haré una reverencia.
Pero no, pero no, pero no,
porque me da verguenza,
pero si, pero si, pero si,
porque me gusta así.

Como verán, sólo sutilezas.
Besos, Yael (recontenta de que le refresquen la memoria de tantas cosas lindas)


19/08/98

A LA MALA CUMBA

Hola memoriosos:
Esto lo aprendi de mi hermana: cuando tenia entre 5 y 7 años, con sus
amigas solian jugar a un juego de palmas (de a dos), mientras cantaban lo
siguiente:

A la mala cumba,
mala cumba, mala vista,
huan tu sri,
for fan di.


Eres una rosa,
eres un clavel,
eres una mosca
envuelta en un papel.

Papeles y papeles,
cartas y cartas,
palabras de los hombres
que ya son falsas.

Debajo de una fuente,
hay una serpiente.
Veras que suena bien,
tilín tin tin,
veras que suena mal,
tolón ton ton,
¡veras que si te mueves
te daré un pellizcón!

A la mala cumba,
mala cumba, mala vista,

(y repite, en realidad recuerdo que una cantaba el verso y el resto repetía como si fuera un coro) Y sigue

no, no, no-no te vista
no, no, no no te vista

Hasta acá estoy casi-casi convencida. Después sigue una sarta de versos tan oscuros como la mala cumba. Algo así como:

mini-mini cumba
mini cumba cumbá
mini-mini teca
mini teca tecá

Y qué sé yo que más. Pero tengo a quién consultar,
seguro que mi hermano o una amiga que fue compañera
mía en la primaria van a poder ayudarnos.

Yael Rosenfeld, 20/08/98

(sospecho que los versos 3 y 4 son una deformación de los números del 1 al
6 en inglés: one, two, three, four, five, six).

Tomás

¡Vaya retos! Hoy que, de puro contento, estoy insomne y como si me
hubiera tomado cualquier cosa ilegítima y psicotrópica (pero me juraron
que era agua con hielos), la exégesis me pilla a trasmano; lo más que
alcanzo es el terreno de la asociación libre. Te cuento:

> A la mala cumba,
> mala cumba, mala vista,

Cumba, cumbia... ¿son lo mismo? ¿Qué son? «Del olivar hablaba/ y de su
agüita cumba» (Quintín Cabrera). ¿Alguien de allá me lo aclara?

> huan tu sri,
> for fan di.

(Esto lo explicas tú muy bien).

> Eres una rosa,
> eres un clavel,
> eres una mosca
> envuelta en un papel.
Esto me recordó una copla underground que leí en una revista de cómix
llamada "El Víbora" (lo cantaban unas mozas muy desinhibidas):

(Dos rombos)

No eres mi novio,
no eres nada,
eres una mierda
pegada en mis bragas
[sic]
> Papeles y papeles,
> cartas y cartas,
> palabras de los hombres
> que ya son falsas.
Mi madre cantaba (y aun lo canta a veces):

Debajo de un pino verde
me puse a considerar
lo falsos que son los hombres
cuando van a enamorar.

Lo digo porque lo digo,
lo digo porque lo sé;
si alguno me está escuchando,
también lo digo por él.
> Debajo de una fuente,
> hay una serpiente.
> Veras que suena bien,
> tilín tin tin,
> veras que suena mal,
> tolón ton ton,
(A Heráclito le hubiera plugido. Lo bueno es agudo y lo grave es malo.
Pase lo que pase, hay que procurar no ponerse grave... «Come tomorrow
and you will find me a grave man», en algún sitio de Shakespeare. Los
malos se llaman Mordor y los buenos Crispín y Fingolfín).

 

 

> ¡veras que si te mueves
> te dare un pellizcón!

¡Qué hermoso! Si te fijas, nada de lo que 'verás' son cosas de la vista,
sino del oído y el tacto. En las canciones y decires infantiles hay
sinsentidos preciosos, como aquello de «caliente caliente/ como el agua
de la fuente». Con respecto a lo del pellizcón, según a qué edades el
juego puede tener insólitos alicientes (como aquel del Tulipán en el que
se hace 'casa' debajo de las faldas).

Alejandro González


LA LECHERA

Canciones de palmas, sí. Una que empieza:

La lechera,
sí señores,
ha puesto una lechería
pero dicen que trabaja
más de noche que de día.

(a lo mejor alguien recuerda cómo sigue).

De veras que es una canción linda. Toda la obra de Tristan Tzara no vale
medio libro de canciones infantiles. Alejandro González

 

20/08/98

Esto además me hizo acordar a las "rondas" que se recitaban-cantaban para realizar sorteos para ver quién empezaba primero algo. Todos ponían los dos puños y el que hacía el sorteo usaba una mano y su frente. Se recitaba esta ronda, golpeando un puño en cada sílaba (o similar, recuerden que éramos tiernos niñitos) y el que se golpeaba último "salía".

La ronda se retomaba hasta que quedaba un solo puño, que era o bien el que empezaba o bien el que "perdía", según de que se tratara la cosa. Ahora recuerdo sólo uno, pero por lo menos eran dos:

A-pe-tén-sen-vén
Tucu-mán-len-chí
A-mamá-sur-tí
guri-guri-car-chí
(los acentos los agregué para tratar de reproducir lo
más fonéticamente posible. Las "sílabas" son los
grupos que separa cada guión)

Y en el interín, recordé el otro:

uno-do-li-tuá
de-la-li-men-tuá
oso-fete-colo-rete
uno-do-li-tuá

Alejandro, ¿podrías hacer algo por ellos? ;-)

Besos, Yael


20/08/98 EL verdugo Sancho Panza

¡Hola!
Me acabas de traer a la memoria una cancioncita de juegos de manos de cuando era niña. Nos apasionaba por entonces, era nuestra favorita...

Sólo que a los ocho años me puse a pensar lo que estaba diciendo, me dio un ataque de vergüenza -una mocosa de lo mñas racional- y ya nunca más jugué a las palmas con ninguna canción, excepto una de reminiscencias de juglerías.

Hoy, y dedicándome a estudiar las relaciones entre los sexos, me pregunto si la cosa era tan carente de sentido. Quizá haya otra porteña rondando la treintena que lo recuerde. No se acompañaba sólo de palmas sino de una serie complicadísima de gestos que debían ejecutarse al unísono, quien se retrasaba perdía. Aquí va (Dios mío!! La recuerdo!!) PSICOANALISTAS DEL MUNDO, UNÍOS!


EL verdugo Sancho Panza (sic)
ha matado a su mujer
porque no tenía dinero
para irse, para irse al café
En el café había una casa,
en la casa una pared,
en la pared había una vía (ha de ser TRAS la pared, pero decíamos EN)
por la vía, vía, vía pasa el tren.
En el tren había una vieja
que tenía un loro blanco
y el lorito repetía
"Viva Sancho, viva Sancho y su mujer!"

Bibiana Tonnelier

nota: [Yo cantaba la misma cancion, salvo que esta tenia un final agregado:

al oir estas palabras
el verdugo se enojo
y al lorito, y al lorito
lo mato.

Y mientras cantabamos, casi todos los ultimos versor repetian la ultima silaba. BETIEL ]


 

Inevitablemente tarde en el tema, pero bueno, no puedo dejar de
participar.

Bibiana (que debe ser otra vecina de Tomás y mía) recordaba:

> EL verdugo Sancho Panza (sic)
> ha matado a su mujer
> porque no tenía dinero
> para irse, para irse al café

Hasta acá, es igual para mí, con el agregado de que la música la transformaba en:

El verdu-go San-cho Pan-za-za
ha mata-do a su mu-jer-jer-jer
por-que no te-niá di-nero-ero-ero
para irse, para irse al ca-fé-fé-fé

Después, sigue más o menos igual, apenas diferente, así que
pongo mi versión "cantada", abajo de cada verso:

> En el café había una casa,
El café era una casa-sa
> en la casa una pared,
y la casa una pared-red-red
> en la pared había una vía
la pared era una vía-vía-vía
> por la vía, vía, vía pasa el tren.
por la vía, por la vía pasa el tren-tren-tren

> En el tren había una vieja
-ja
> que tenía un loro blanco
-co-co
> y el lorito repetía
y el loro repetía-tía-tía
> "Viva Sancho, viva Sancho y su mujer!"
-jer-jer

Pero además, seguía, y como verán, de manera muy curiosa:

La mujer se enamoró-ró-ró
Sancho Panza se mató-tó-tó
y vivieron muy felices-ices-ices
todos juntos en el cielo sí señor-ñor-ñor

Me imagino que después de leer este magnífico final, todos ustedes estarán pensando que el inconciente de Bibiana lo olvidó piadosamente. Yo, por mi parte, siempre corrí con la desventaja de tener una muy demasiado buena memoria...

Besos, Yael (una casi porteña treintañera que recuerda)



Veras Bibiana, tengo 26 y recuerdo algo de otro cantito de palmaditas -q veia jugar a
mis amiguitas- q bien encaja con el topico q planteas en lo refferente a sexos!!!
Tambien se acompañaba de gestos y otros movimientos de palmas, y se lo practicaba
entre 4 niñas. Decia por el estribillo algo asi:

Yo con todas, yo con todas
yo con vos
yo con vos
yo por arriba
yo por abajo

[se tocaban entre las cuatro]
[con la compañera de a un lado -vecina-]
[la del otro]

[en estos dos, mientras una pareja de opuestas se golpeaba de pie, la
otra lo hacia en cunclillas]

 

Más no recuerdo, al parecer mi memoria a censurado el resto de esta "fiestita" entre
las niñas. . . Dr. FROID A MIIIIIII!!!! saludos desde el divan ;-)

Chris (BA - Argentina)


Don Federico mató a su mujer

>EL verdugo Sancho Panza (sic)
>ha matado a su mujer
>porque no tenía dinero
>para irse, para irse al café

Esta cancioncilla me ha recordado la preferida de mi hija (tiene 6
años). Es otra de palmaditas. Los primeros versos no tienen
desperdicio ;-)
--------------------------------------------
Don Federico mató a su mujer,
la hizo picadillo
y la puso en la sartén.
La gente que pasaba
olía a carne asada,
era la mujer de Don Federico
Don Federico perdió su gorrera,
para casarse con la costurera.
La costurera perdió su dedal,
para casarse con Don General.
Don General perdió su espada,
para casarse con la Bella Dama.
La Bella Dama perdió su abanico,
para casarse con Don Federico.
Don Federico le dijo que no,
y la Bella Dama se desmayó.
(puede terminar de dos maneras)...
1.Al cabo de dos años le dijo que sí,
y la Bella Dama le dijo: "por aquí !"...
"y para ti !".
2.Don Federico le dijo que sí,
y los dos juntitos se fueron a París.


--------------------------------------------
Le pregunte a su maestra si conocía otras canciones de este tipo que cantasen las niñas en el patio y me respondió asustada: "uy, nosotras no tenemos nada que ver con este tema!". Quizá temía que la denunciase por apología de los malos tratos y violencia familiar ?;-)

Es interesante como se transmiten este tipo de 'canciones-mensaje' que , es cierto, *aparentemente* no tienen nada que ver con los planes de educación y con los juegos que 'oficialmente' se les propone.

Un saludo. Jordi Martínez


Recuerdo borrosamente el primero de ellos. Tambien, con la
misma mecanica, usabamos este:

De un avioncito
se cayo un papelito
y ese papelito
fue a parar a... [aqui el señalado indicaba un lugar con el que se
completaba el verso]

>Alejandro, ¿podrías hacer algo por ellos? ;-)
>

Lo mismo pregunto yo. Tomas


Alguien se acuerda de una canción que era mas o menos así:
Estaba la Catalina
sentada bajo un laurel
esperando la llegada
de...
De pronto paso un soldado,
y le dijo...


La canción sigue, pero no puedo recordar la letra exacta.
La canción es acerca de una mujer que espera a su esposo de la guerra y
le pregunta al soldado si lo vio

Avisto a mi marido,
es alto y mozo como usted,
y en la punta de su espada
lleva escrito San Andrés
Yo no he visto a su marido,
ni tampoco sé quien es

...
Estaba la Catalina
sentada bajo un laurel
esperando a su marido
que viniera del cuartel.
De pronto pasó un soldado
y lo hizo detener
-Deténgase mi soldado
que una pregunta le quiero hacer
usted ha visto a mi marido
>es alto y mozo como usted,
>y en la punta de su espada
>lleva escrito San Andrés
-Yo no he visto a su marido,
ni tampoco se quien es
(...su marido ha muerto ya,
muerto es, o algo por el estilo)
y me ha dejado dicho
que me case con usted.
-Eso si que no lo haría
eso sí que no lo haré
a mis tres hijas mujeres
al convento enviaré
y a mis tres hijos varones
a la guerra mandaré
....
....
-Calla, calla Catalina
calla calla de una vez
estás hablando con tu marido
y no lo supiste reconocer.


Aporte de Verónica, mi hada madrina.

Ruben Dario ROMANI


Bueno, tampoco recuedo mas a partir de aqui, salvo la historia:
El soldado le dice qu recuerda a su marido y que este le pidio que se
casase con el.
Y la mujer le dice que antes de casarse con el se meteria de monja, y
meteria al convento a sus tres hijas mujeres, y que a sus tres hijos
varones los mandaria a la guerra.
Despues de esto el le dice que en realidad el es su marido.

Se que mi abuela conocia otra version, con un final diferente, pero
lastimosamente mi memoria no es tan buena como para recordarla.

Hablando de juegos de manos, habia varios que cantabamos.
Uno decia asi:

Oh pni, poni poni
la cadera mi sol fa
mi sol fa fa fa
a pa nia nia nia

Michi eme eme eme
michi go go go go
michi go go go
a pa nia nia nia.

Alguien sabe su origen y si alguna vez tuvo algun significado?

Despues jugabamos a los clasicos Menzu
Y habia una de un manzano, pero que nunca me la aprendi, aunque tenia una
cancion muy linda.

Betiel


03/09/98

Otro juego de rondas era el del Huevo podrido:
todos se sentaban en ronda y un chico iba brincando por afuera llevando algo (un trapo, una pelota, una maderita, en fin, el huevo podrido) mientras todos cantaban:

Jugando al huevo podrido
se lo tiro al distraído
el distrído lo ve
y huevo podrido es.


El brincador debía colocar el huevo podrido detrás de alguien de la ronda sin que se diera cuenta, antes de que se terminara la canción. Y cuando el susodicho se daba cuenta, tenía que salir corriendo atrás del otro, en la misma dirección de la
ronda, y tratar de alcanzarlo antes de que aquel se sentara en el lugar que había dejado libre. Si lo atrapaba, el atrapado salía del juego y se sentaba al medio. Y después debía ser el el brincador (tanto si lo había atrapado como si no).

La resolución del juego muy bien no la recuerdo, ya que el tema se complica cuando quedan sólo dos (uno sentado y el otro brincando). En fin... era muy divertido.

Besos, Yael


En Colombia jugamos (o jugabamos) una ronda igual a la que describe Yael, solo que cambia la cancion. Aqui decimos:

Llevando la olla...

Llevando va .....

Cerrando los ojos

Así será.

Dice el niño que lleve la pelota o el trapo - la olla

Dicen en coro los que estan en la rueda)

Gracias por recordarme mis gratos juegos de infancia.

Maria Victoria


¡Eh, una vez, en Cuchía (Santander) jugué a uno muy parecido (fue sólo una vez, pero jamás se me olvidado)! Pero se llamaba la zapatilla por detrás. Y también tenía canción: mientras todos permanecían formando corro, uno daba vueltas por detrás colocándole a alguien la zapatilla (funcionalmente =huevo podrío):

A la zapatilla por detrás,
tris tras,
ni la ves ni la verás,
tris tras.

Mirad pa' rriba que caen judías
Mirad pa' bajo que caen garbanzos.

Achipé, achipé, sentadita me quedé.

Todavía recuerdo que siendo niño me quedé encantado cuando me enseñaron el juego. Además, la canción es bien curiosa. [¿Es mucho fantasear que en un par de años nos podremos mandar sin problemas archivos de audio?

Alejandro G.