FIESTA de SANTIAGO en Mendoza, 2001:
Cambio de santo, ver para creer, creer para ver...

Diario UNO. 25-7

Procesión del Patrono Santiago con nueva imagen

Será a partir de las 15. La efigie marchará con la tradicional del Matamoros.

El “nuevo” Santiago Apóstol, según las virtuosas manos de la hermana Marta Moroder.

Por GABRIELA MALIZIA De la redacción de UNO

Hoy a las 15 la tradicional procesión de Santiago Apóstol, patrono de Mendoza, incluirá por primera vez dos imágenes muy diferentes del santo: una, la histórica estatua de yeso y madera que representa al Santiago “matamoros”, orgulloso y aguerrido, que vence al enemigo en la batalla de Clavijo. La otra, cincelada en noble madera por una escultora mendocina, que representa al discípulo de Cristo, un peregrino y mártir que predicó el Evangelio en tierras extrañas con la única ayuda de su fe.

La idea de cambiar la imagen de Santo Patrono Santiago no es nueva. Ya el año pasado el antropólogo Luis Triviño abrió públicamente un debate que tuvo sus detractores y adeptos. Basándose en documentos históricos, y preocupado por “la tolerancia mutua, el respeto a las diferencias ideológicas y raciales y la convivencia cívica”, Triviño impulsó a través de los medios –y de una carta personal que envió al arzobispo– algo que se venía discutiendo en algunos círculos académicos. Para el investigador resultaba un despropósito mostrar como “venerable” una imagen que responde a una leyenda bélica, y se presenta en franca contradicción al ecumenismo y al diálogo conciliador que se pretende instaurar en las órdenes religiosas.

El argumento, que fue compartido por algunos sectores de la diócesis, no pudo, empero, materializarse de inmediato. Es que, como el mismo monseñor José María Arancibia admite, “las imágenes de valor histórico no son fáciles de remplazar”. En diálogo con UNO, Arancibia remarcó ayer que las autoridades eclesiásticas no pretenden faltar el respeto a la imagen que el pueblo mendocino honra hace varios siglos. “Queremos que la gente amplíe la visión, y abra su devoción para hacerla más compatible con los tiempos y las culturas”, explica. Si bien Arancibia se muestra partidario de una imagen “aggiornada” del apóstol, más cercana a los evangelios que a los acontecimientos bélicos de España, deja en claro que la Iglesia recogerá las opiniones de los feligreses antes de remplazarla definitivamente. “No sé si la vamos a cambiar o a completar, eso dependerá de la gente”, dijo. Mientras dirime esa cuestión, el Arzobispado busca un lugar donde alojar la antigua escultura, así como otros elementos litúrgicos históricos que están fuera de uso. De hecho, el sueño del arzobispo es crear un museo religioso. Una opción podría darla la municipalidad de Guaymallén si cede para este fin las habitaciones contiguas a la renovada capilla del Rosario. Pero volvamos ahora a la historia de Santiago.

El padre Aldo Godino, párroco de Santiago Apóstol y San Nicolás, y uno de los principales impulsores del cambio de imagen, remarcó que un motivo de peso para esta acción fue el deterioro que sufre la reliquia histórica. El sacerdote admite, sin embargo, que la razón más importante está ligada al marcado esfuerzo de la Iglesia por alejarse de sus épocas más oscuras, retornando a las fuentes. “Nos parece que esta imagen que surge de una leyenda en la que Santiago se le aparece a Carlo Magno en los sueños diciéndole que libere su tumba de los musulmanes, no es estrictamente histórica –opina Godino–. Para nosotros la imagen histórica es la del apóstol de Jesús, aquella del comienzo mismo del Evangelio donde aparece un hombre que era pescador, que tenía un carácter fuerte y que es llamado por Jesús en esta aventura de anunciar el reino de Dios”. Mientras Arancibia habla de “imagen ampliada”, el padre Aldo recalca que la de Santiago peregrino es la “verdadera imagen del apóstol”.

En Santiago de Compostela, principal ciudad donde se venera al santo, las imágenes más antiguas que se conocen son las del peregrino, mientras que alrededor del 800 dC. comienza a aparecer la efigie del santo guerrero, ideal caballeresco de la época de las Cruzadas. Los primeros españoles que llegaron a estas tierras trajeron este ideal que quedó grabado en el corazón del culto popular. Hoy, la nueva imagen saldrá por primera vez a las calles y presidirá, junto a la antigua, la clásica celebración. La nueva estatua será bendecida a las 14.30 en la Peatonal, frente a la parroquia, por monseñor Arancibia. El arzobispo también celebrará a las 11 la misa de la colectividad boliviana en el barrio Grasso de Guaymallén, donde darán comienzo los festejos.




Diario LOS ANDES.
Sociedad.

Los dos Santiago recorrerán hoy las calles

El cambio no es fácil. La vieja figura tiene 400 años en Mendoza.
El nuevo Santiago Peregrino fue tallado en madera.

Pablo Icardi
-----------------------------------------
En una imagen el santo es un guerrero que, a punta de espada, intima a un grupo de musulmanes; en la otra es un humilde peregrino. Una tiene 400 años de arraigo en la vida cultural de los mendocinos; la otra es nueva, pero responde más fielmente a la historia de la Iglesia. Así son las dos caras del mismo Santiago, el Apóstol patrono de Mendoza, que por primera vez recorrerán juntas las calles del centro. Esa convivencia entre la estampa del matamoros y el peregrino, signará la celebración de la fiesta del santo patrono, la más importe de los católicos mendocinos.

Así, la iglesia se alivia del problema que significaba que la fe hacia el Patrón Santiago se anclara, en nuestra provincia, en una figura que para muchos no representa la idea de tolerancia que los cristianos pregonan. Los actos por la celebración comenzaron ayer con una velada musical en la bolsa de comercio y continúan hoy con la procesión y la misa en honor al santo patrono.

En Mendoza se postula que Santiago es el escudo ante el problema natural que más preocupa en la provincia: los temblores. Por eso se, se cree que si no se respeta la tradición de pasear su imagen por las calles, tiembla. Pero hoy los problemas que más aquejan son otros. Por eso, según dijeron, el mensaje de Monseñor José María Arancibia hará hincapié en la difícil situación social de la provincia, aprovechando la presencia del gobernador Iglesias. Incluso, se adelantó, Arancibia tendrá un gesto particular con el gobernador entregándole una ofrenda.

El peregrino y el guerrero

Cuenta la historia bíblica que el hombre era un pescador de aspecto fornido y carácter aguerrido. En su vida cotidiana observó varias veces el accionar de Jesús y decidió, junto a su hermano Juan, tomar sus apostolados como propios. Así, emprendió camino como peregrino. Su misión evangelizadora lo llevó a España, y a su regreso Santiago fue decapitado. Según se cree, su cuerpo llegó nuevamente a España (a Santiago de Compostela), donde estaría enterrado. Allí su palabra se arraigó profundamente y esa costumbre se trasladó a nuestra provincia con la llegada de los primeros colonizadores. Y Gracias a la fuerza de la tradición se convirtió en el patrono de la provincia (primeramente se había designado a San Pedro).

Con la prédica de la palabra de Santiago también llegaron a Mendoza las leyendas, como la del matamoros. En ellas se cuenta que Santiago se apareció y colaboró para la victoria en una batalla que libraban los españoles contra sus invasores musulmanes. Pero esa imagen no era la más feliz para los miembros de la iglesia. La escena en la que Santiago aparece montado a caballo y sometiendo a sus enemigos moros, dio lugar a diversas críticas y acusaciones hasta de xenofobia.


Por eso desde hace tiempo se buscaba la oportunidad para el cambio. Finalmente la decisión se tomó este año. Y la tarea fue encomendada a la monja Marta Moroder, quien talló en madera al nuevo Santiago Peregrino. El cambio no es una tarea sencilla de arraigar, pues se trata de una imagen que lleva cerca de 400 años en nuestra comunidad.

La respuesta de gente se conocerá a partir de hoy, cuando la imagen del peregrino deje de ser una bella escultura para convertirse, luego de ser bendecida, en el signo que arraigue de la fe de los cristianos mendocinos.


OPINION: Nota de Rubén Darío Romani:Los dos Santiago