SIMBOLOS

Por su enorme interés, cruzo a la lista Memoria, dedicada justo a los
temas que se tocan aquí, este mensaje enviado por Alejandro M. López
<amlopez@fcaglp.fcaglp.unlp.edu.ar> a la lista Tolkien. También va a
ambas listas, aunque mucho más prescindible, mi esporádica réplica a
algunos puntos. Ni que decir que A. López, y todos los demás
interesados, quedan invitados a subirse a Memoria cuando quieran.
Respondía mi tocayo López a un mensaje anterior de mi otro tocayo
Murgia, al que cita con comillas "".

> Hola a todos!
>
> Javier Noriega y Alejandro Murgia, como siempre, nos proponen un tema
> muy
> interesante.
> Alejandro dice:
>
> "los simbolos aparecen sin que el autor lo sepa (cuando un autor usa
> concientemente simbolos los convierte en aparatosas alegorias)."
>
> Con esto estoy muy de acuerdo, siempre que se precise el sentido de
> esa
> "ignorancia".
>
>
> Y tambien:
>
> " La interpretacion es tambien una practica (un modo de lectura)
> ajena al
> espiritu mitico. Un buen lector de mitos no se anda preguntando que
> simbolizan los elementos que estan en el texto. El buen lector de
> mitos se
> siente atraido por ciertos motivos y no sabe por que; esta
> ignorancia forma
> parte del placer del mito."
>
> En este otro parrafo la necesidad de precisar esa "ignorancia" es
> mas
> acuciante. Coincido con el sentido general de lo que comenta
> Alejandro, pero
> creo que ese "no sabe por que" se presta a confusiones.Me explico:
> Ciertamente
> una "interpretacion", una lectura "criptografica" de los simbolos
> los
> reduce a lo alegorico (de igual modo que un uso demasiado conciente
> del
> simbolo solo produce alegorias).Pero eso no es exactamente
> equivalente a
> decir que quien se encuentra ante un simbolo y lo capta "ignora" el
> porque
> de su efecto.

(Pero A. Murgia se refería, creo, a que es la *atracción* por ciertos
motivos la que se siente, previa a toda explicación que uno dé después
de dicho fenómeno, y desbordante a dicha explicación. Incluso el corazón
más sabio primero siente y luego entiende qué sintió; y la gracia de
ciertas cosas, como los mitos, está en que uno siente que lo sentido
tiene un nosequé que ni la explicación más sabia agota.
Uno gusta a veces de expresarlo diciendo que podría vivir sin Propp, y
hasta sin los hermanos Grimm, pero jamás sin Baba Yaga o Caperucita).

> El simbolo es un puente al misterio, a la paradoja,
> nos permite
> "nombrar" cosas que son innombrables en el sentido usual. Ya su
> nombre, que
> alude a la palabra griega "simbolon"(con que se designaba a un tipo
> de
> contrasenias consistente en un objeto que se partia en dos pedazos
> que
> encajaban perfectamente entre si.Asi cada una de las partes tenia
> uno, y
> bastaba encajarlos al encontrase para ser reconocido) hace
> referencia a un
> puente, una union entre dos mitades. Por ello es el simbolo el
> lenguaje de la
> mistica, de la experiencia religiosa, del mito y del arte.Como ellos
> el
> simbolo no se "interpreta" sino que se "Contempla".El simbolo es
> aprhendido
> por el espiritu de una forma que no es la del analisis de sus partes
> (que
> puede ser util a posteriori pero que no reemplaza esta otra
> experiencia
> previa sin la cual carece de sentido), su diseccion y suma de
> componentes.Ya
> que en el lo "relacional", los multiples matices que salen del juego
> y
> relacion de sus componentes y niveles constituye la esencia del
> asunto. Por
> ello es el simbolo la herramienta idonea para el abordaje de
> aquellas
> realidades a las que no es posible aplicar la idea Galileana de la
> "reduccion a cualidades mensurables" y la separacion en partes.Pero
> esto no
> quiere decir que no se tenga un conocimiento sobre el simbolo
> "aprehendido",
> aunque este no sea un conocimiento como el que se tiene de una
> igualdad
> algebraica.Es un conocimiento "experiencial" (ya que la
> Contemplacion es una
> experiencia), vital, global y relacional.Y esto no significa que no
> sea
> intelectual, sino por el contrario :es intelectual pero no solo eso,
> es
> tambien emocional y espiritual.Y tampoco que no sea "riguroso", sino
> por el
> contrario: las investigaciones de este siglo sobre los mitos y el
> simbolo en
> general, han revelado que los simbolos vivos (no las alegorias), se
> organizan
> en Sistemas, muy bien estructurados, con coherencia interna y que
> tienen sus
> "reglas", reglas que no les son externas (y por lo tanto no son un
> complicado
> conjunto de artificiosas correspondencias como las de las
> alegorias), sino
> propias y percibidas por el hombre en tanto que Homo Simbolico.A
> esto se le
> llama "Gramatica Simbolica".

Es difícil no estar de acuerdo en estos puntos tan bien expuestos. No
obstante, y haciendo un juego etimológico legítimo, creo que
precisamente por lo que dice mi tocayo, el mito y la poesía no admiten
la alegoría (gr. «decir de otro modo»), es decir, lo que dicen no puede
(ni debe) decirse de otra manera, *porque dicho de otro modo, no es
verdad*.
En otras palabras, y en metáfora informática, en el mito y la poesía
hay, digamos, hipervínculos que remiten a zonas de sombra que sólo se
encuentran en el interior, a modo de resonancia: esas zonas o esas cosas
no pueden decirse, pero se pueden aludir. Esa es la parte en la que el
mito o el poema no *dicen*, sino *hacen*. Los mitos aluden a eso que
llamamos arquetipos o dioses o como queramos, sin que los nombres que
usemos aclaren demasiado: lo cierto es que la apelación funciona, y de
ahí que, como explica Graves, ciertos poemas pongan la carne de gallina
sin motivo aparente, y ciertos mitos se queden a vivir en nosotros como
si fuéramos su hábitat natural.

> Por tanto, para resumir, coincido con el que creo que es el espiritu
> de los comentarios de Alejandro, pero queria aclarar estos matices.
>
> En cuanto al asunto de localidad-universalidad,detalles-estructura,
> de lo que antes comentaba se deduce que ambas cosas son inseparables, y que la
> "estructura" in abstracto carece de sentido (como ciertamente tambien los
> detalles aislados) aunque pueda ser util a posteriori cuando ya se ha hecho
> una verdadera aprehencion del simbolo en su totalidad.Esta es en
> parte una de las criticas que se puede hacer al estructuralismo de
> Levi-Strauss. El simbolo no "es" la estructura que "subyace" bajo una marania de detalles
> obscurecedores. El motivo del ogro no "es" el simbolo que hay detras del troll,
> ya que este no esta aislado sino incluido en un sistema, en un conjunto
> organizado e interrelacionado de simbolos (en este caso la Tierra Media), y
> son esos detalles los que ayudan a caracterizar y dar sentido a esas
> relaciones (ciertamente existen siempre detalles no relevantes en lo simbolico
> y de hecho la falta de ellos sugiere una construccion artificial, una alegoria.

No sé si eso se podría objetar a L-S, que precisamente, como
estructuralista, defiende que nada es sino el conjunto de sus relaciones
dentro de un sistema: como una pieza de puzzle no es, en cuanto
contorno, sino el hueco que le dejan las que la rodean.

Por lo demás, coincido en que para que se dé el acierto en producciones
como las que tentó Tolkien (con tantísimo acierto) tiene que darse
simultáneamente un contenido arquetípico-simbólico (algo de lo que todos
tenemos sólo un conocimiento experiencial, que nunca lo agota) y un
sabor particular que dan los detalles y su coherencia. Para que una
teofanía sea convincente, tiene que haber un numen que otros hayan visto
o puedan ver también otro día (uno que habite el Museo colectivo de las
almas), pero también es preciso que haya tomado una forma concreta,
definida e irrepetible que es la que corresponde a los ojos únicos con
los que lo vemos. La visión de Tolkien es única e irrepetible, porque es
de verdad: él se ponía a escribir y no tanto 'inventaba' cuanto que
'encontraba' uno tras otro los detalles de su Árbol. Él mismo era
consciente de que su labor estaba en haber dado el humus (en su caso,
lingüístico) del que había crecido, tomando color propio, ese Árbol de
semilla arquetípica.

[Bachelard habla de esto mismo al decir que un poema debe de tener
'materia' y forma. La materia es arquetípica, la forma es peculiar de
cada artista].

Los arquetipos solos (que es lo que se quiere expresar cuando uno cree
saber qué son y manejarlos con 'pureza') son irremediablemente sosos, y
carecen de profundidad: sólo es conmovedora la literatura a la que
subyace no un conocimiento intelectual abstracto, sino una vivencia
particular. De ahí la inmensa mediocridad de los imitadores de Tolkien:
éstos no han visto nada de nada, salvo una fórmula de éxito y un manual
con nociones de psicología elemental (tal vez el prólogo o las solapas
de _El héroe de las mil caras_ de J. Campbell).

> Y esto es asi porque los elementos del simbolo son las Creaturas del
> Mundo
> -esto incluye aquellas que el hombre imagina- y el que todo ser
> tenga un valor
> simbolico no anula el hecho de que posea una existencia propia e
> independiente)
> .
> Creo que a eso se refiere el parrafo de Tolkien: no existe una
> estructura in
> abstracto, aunque por cierto existe una estructura y unos elementos
> y una
> gramatica "universales" (que como bien dijo Alejandro son uno de los
> atractivos del asunto y lo que permite que pueda hablarse de un
> "Lenguaje"
> simbolico, capaz de comunicarnos), pero que se dan siempre
> "encarnados" ( y
> son los matices que da esta encarnadura lo que hacen del Lenguaje
> Simbolico un
> Lenguaje Tan Rico en Matices y le dan su enorme capacidad de
> Comunicar lo
> Paradojal, y por tanto las experincias mas profundas de la vida).Si
> se puede
> hablar de "estructura" como algo separado es solo a los efectos de
> un analisis,
> y tratandose de un Lenguaje justamente No Analitico, este analisis
> por
> "diseccion" siempre sera limitado.

Creo que precisamente L-S habla de la estructura como inseparable de la
materia concreta que toma una forma: es decir, sin piezas no hay puzzle.
La estructura (por ejemplo, la del imaginario una cultura) no pre-existe
a la forma, sino que surge y se desarrolla con ella.

> Bueno, un gran abrazo!

Vayan y vengan mil más.

> Alejandro Lopez

Su admirador, muy ocasional leal opositor y siempre amigo

A. González 6/10/98